Escritor, profesor, dramaturgo, laicista... Contenido | Principal | Contactar | Buscar | Índice

Crítica a Los marrajos


Publicamos aquí algunas de las críticas literarias hechas al libro.

ABC Literario

Publicación: 
ABC Literario
Tipo: 
Separata semanal
Autor: 
Ángel Basanta
Lugar y fecha: 
Madrid, 5 de marzo de 1993

RETRATO PARADIGMÁTICO DE UNA DICTADURA

ENTRE las novelas finalistas del premio Planeta de 1973 se encontraba esta de Juan Pablo Ortega (El Espinar, Segovia, 1924), quien, a la vez que ejercía la enseñanza del español en el extranjero y la del inglés en España, fue dando a la imprenta una amplia obra narrativa. Por razones que desconozco, "Los marrajos" no se publicó en su momento. Tendría que esperar veinte años desde que fue escrita para llegar a su edición en libro, acogida en la colección Tertulia de los Martes. Con lo cual, por fin, se le ha hecho justicia, pues, aun sin ser una novela importante ni decisiva, contiene valores que la hacen merecedora de ser leída, tanto por su significado explicativo de ciertas constantes de la condición humana y de sus perennes limitaciones como por su trama bien construida y desarrollada.

El germen de la historia narrada viene dado por la extraña muerte de un antiguo nazi alemán en un hotelito de la costa alménense un día cualquiera allá por los años sesenta. A partir de este accidente, la trama se ordena en capítulos alternantes dirigidos por un sobrio narrador omnisciente que va centrando su atención en cinco huéspedes allí alojados que habían tenido peculiares relaciones con el muerto. El quinteto está formado por un escritor español que había residido en Francia y se ha retirado allí para completar una novela, un profesor judío norteamericano, un agente de inversiones con el proyecto de hacer negocios con el alemán, una vieja viuda espiritista francesa y un joven marroquí explotado como pinche de cocina.

Cada uno de estos personajes resulta atrapado en su delicada situación y cuenta con su propia perspectiva, que el narrador descubre con naturalidad y soltura introduciendo su presente y cediendo a todos la visión e incluso la voz por medio del estilo indirecto libre y cortas muestras de monólogo interior, con el fin de que afloren sus temores y sospechas ante lo ocurrido y se entremezclen con los recuerdos de su pasado. Como cada cual representa un caso singular que lo pone en entredicho -tachado de comunista, judío vengativo contra los nazis, santurrón homosexual, chovinista chiflada o morito despreciado-, todos parecen sospechosos y, por ende, se acusan entre sí, revelando en el proceso sus prejuicios más arraigados, incluso quienes creían haberlos superado. Y en ello se manifiesta, de nuevo, la distante mirada del extranjero que observa y analiza costumbres y modos de ser de los españoles, con las consecuentes implicaciones críticas.

Novela de intriga por la disposición de su trama con suspensión concentrada en unas pocas horas de una mañana, relato de alcance individual y colectivo por la peripecia de cada sospechoso y por la integración de su perspectivismo múltiple en una revisión plural de hábitos y lugares comunes de la España del semidesarrollo, "Los marrajos" propone una amarga reflexión sobre la naturaleza humana, en unas criaturas que, cercadas por la adversidad, se convierten en "marrajos", o pequeños tiburones muy voraces, y plantea también un componente metanarrativo en tanto que su historia coincide con la pergeñada por el escritor en la novela que está redactando y cuya discusión teórica se esboza en cervantino diálogo con un amigo.

Ángel Basanta


El Adelantado de Segovia

Publicación: 
El Adelantado de Segovia
Tipo: 
Diario
Sección: 
Biblioteca
Autor: 
Redacción
Lugar y fecha: 
Segovia, 3 de agosto de 1992

Con el número 4 de la nueva colección de libros iniciada por Tertulia de los Martes, se ha publicado "Los marrajos", novela del escritor segoviano, espinariego, Juan Pablo Ortega. En una entradilla confiesa el autor que este relato se publica veinte años después de haber sido escrito; pero la prosa de Juan Pablo, aunque a través del tiempo haya ido ganando solidez, era ya entonces brillante, absorbente, de un patente realismo, situada en el "hoy" del lenguaje y siempre cargada de una gran dosis de ironía y humor. Quizá no se haya comprendido aún íntegramente todo el exquisito y extraordinario sentido del humor de que Juan Pablo Ortega hace gala en sus libros. En éste, la ironía, los toques de observación, la soltura en el lenguaje y la habilidad para atraer permanentemente la atención del lector, a través de un original planteamiento, hacen que la novela se lea con agrado y siempre con la sonrisa en los labios. El autor escribe con aparente sencillez, pero lo cierto es que su dominio del lenguaje es grande, y de ahí aquella apariencia, que se mezcla con las alusiones a los pequeños detalles, a los toques oportunos que identifiquen perfectamente a cada uno de los personajes de "Los marrajos". Bienvenida, pues, esta novela, aunque nos llegue con retraso en el tiempo, pero no en la frescura de su contenido.

(Redacción)


Actualizada el 3 09 2008